miércoles, 16 de mayo de 2012

EPÍTETOS ESPECÍFICOS


¿Qué  tienen en común un fosforito, una carne gorda, una rama de sapo, una fame flower y el tu ren shen?
Son todos los nombres que se le dan a esta planta, tan simpática y resistente que se multiplica por mi jardín:

Talinum paniculatum


Yo la conozco desde chica como fosforito, así que los otros nombres me dan risa, pero tal vez a algún visitante del jardín le parezca más adecuada alguna de sus otras denominaciones.
¿Cómo hacemos para ponernos de acuerdo en cómo llamar una planta, acá o en la China? Se utiliza el nombre científico, compuesto por dos palabras. En este caso, Talinum paniculatum.
Gracias a la labor de Linneo, el sabio y naturalista sueco del siglo XVIII, hoy podemos estar seguros de qué vegetal se trata cuando llamamos a una planta por su nombre científico (Aquí me detengo pues mi amiga Rosa del blog Linneoart tiene datos muy interesantes, curiosos y divertidos sobre Linneo, les dejo el enlace: http://www.linneoart.com).
El uso correcto del nombre científico es muy importante cuando tenemos que ponernos de acuerdo al estudiar a determinado vegetal, al comprar exactamente la especie que fuimos buscando al vivero o cuando buscamos información específica en la literatura.  Desde el año 1753, luego de la publicación del libro  Species Plantarum, de Linneo, el nombre de una planta (su especie) está integrado por el género y el epíteto específico. Por ejemplo:
Brassica oleracea (el repollo)= especie
Brassica=género
oleracea=epíteto específico


¿De donde salen estos nombres tan curiosos?
Los nombres del género tienen origen en palabras del griego, latín, nombres puestos como tributo a un botánico o naturalista, relacionados con alguna característica de la planta, con el nombre común o tradicional, etc.

Los epítetos específicos también proceden de ocurrencias diversas de las personas que los han acuñado. En algunos casos, responden a características de las plantas y por lo tanto nos orientan sobre el color de flores, la forma de las hojas o el tamaño de la planta, por ejemplo. Otras veces se refieren a los usos que le ha dado el hombre. También otros son tributos a algún botánico o naturalista famoso.
Mientras era estudiante (y ahora también, porque nunca se deja de aprender) tuve que conocer y a veces memorizar cantidades de nombres de plantas. En algunos casos no las había visto ni en foto, así que era un ejercicio de la imaginación (y un entretenimiento algo excéntrico) suponer cómo sería la planta utilizando como pista su nombre científico.
Entonces comencé a recopilar algunos epítetos específicos que resultaban comunes. Muchos de los significados me los transmitieron los profesores, que siempre se mostraron apasionados de conocer y compartir anécdotas sobre las plantas.

Algunos de los epítetos y sus significados:

nemorosa: del bosque, como la Anemona nemorosa. ¿No es bonito este epíteto? Me hace acordar a una caminata entre la espesura, pisando hojas secas…

Anemone nemorosa

officinalis : significa usado en farmacia. Se aplica a muchas plantas con usos medicinales. En ocasiones este conocimiento de las propiedades de una planta se ha perdido, pero el nombre subsiste y da testimonio de los usos culturales o folklóricos.



edulis: significa comestible. No sé si todas las plantas que lleven este epíteto específico serán sabrosas, ¡pero por lo menos estaremos seguros de que no son venenosas! Por ejemplo: el pobre Euterpe edulis, el palmito que es cortado sin piedad para extraer un corto tallo que la verdad me parece que ni gusto tiene. Y cada vez que se cosechan, se mata una palmerita.

Euterpe edulis


macrophylla: de hojas grandes

microphylla: de hojas pequeñas

bonariensis: referido al origen geográfico, de la provincia de Buenos Aires, en Argentina, donde vivo yo. Mi favorita, la Verbena bonariensis.


luteus: de color amarillo (se puede adivinar el color de las flores)

ruber /rubra/eritros: de color rojo

albus/alba: de color blanco

hirsutum: peludo, se puede referir a cualquier órgano, las flores, las hojas, el tronco. El nombre científico del algodón, por ejemplo, es Gossypium hirsutum.

Gossypium hirsutum


glabrum: sin pelos (no aplicar este epíteto a amigos o familiares calvos, por favor!)

campestris: que es originario del campo (una maravilla)

arvensis (de arva: campo cultivado en latin). Suele referirse a malezas que aparecen en los campos de labor.

fragans: con perfume agradable

graveolens:  con olor fuerte y desagradable, como la pobre ruda (Ruta graveolens), que las señoras mayores ponían en las casas para ahuyentar la mala suerte.

cathartica: purgante, cuántos niños habrán recibido un té de estos!

sativa, sativus : cultivado. Es un epíteto específico común en verduras, por ejemplo, Raphanus sativus, el rabanito.



vulgare: significa común. Pobres plantas las que recibían este. No había que pensarlo demasiado, ¿no?

crista-galli: como la cresta de un gallo. Este me gusta por lo rebuscado, es el epíteto específico del seibo, la flor nacional de Argentina y hace referencia a sus flores. Es en realidad un árbol, llamado Erythrina crista-galli. ¿Adivinan de qué color es la flor?

Los invito a seguir recorriendo otros nombres científicos, a veces nos topamos con uno o buscamos conocerlo porque nos gustó una planta. Tal vez su nombre nos descubra algún significado antiguo y perdido o nos anticipe el placer de descubrir el color de sus flores...




7 comentarios:

  1. ¡Menuda lección de botánica me llevo hoy!

    Siempre me ha gustado la flora- sentimiento innato en mí al haber nacido y crecido en el campo- y de hecho me considero una atenta observadora (en sentido estrictamente aficionado) del mundo natural en general. Recuerdo que por alguna parte aún debe andar mi cuadernillo de dibujo, donde dibujaba mis bocetos de las plantas del entorno,- incluso pegaba algunos esquejes secos,- y luego escribía todo lo que sabía de ellas, tanto en el sentido oficioso como en lo que concierne a leyendas, mitos, etc. Sabía lo de "oficinalis" y algún otro epíteto más que se deduce por el significado de su propio nombre, pero en general me has sorprendido mucho. Desconocía tu fosforito y concuerdo contigo en lo que respecta a la anémona nemorosa.

    Una planta que me gusta mucho es la verbena y por supuesto mi querida y adorada lavanda angustifolia jejejejje

    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! Qué buen recuerdo lo de tus cuadernos de dibujo! Tienes más de un talento entonces! verdad que las plantas no sólo son interesantes como "objetos decorativos", es mucho mejor saber esos datillos extra, las leyendas, los usos tradicionales, qué maravilla!
      Yo tengo algunas verbenas, pero están peques todavía, algún día pondré sus fotos. Y la lavanda...qué decir de esta reina del jardín! me imaginé que te gustaba! Hace una ratito no más acondicioné algunas flores en un saquito para poner entre la ropa, ya me froto las manos esperando que me sorprenda su aroma al abriruna cajón!
      Gracias por tus visitas y buen finde!!!

      Eliminar
  2. ¡¡Hay Paula!! Qué estupenda entrada, no he tenido tiempo estos días y me encuentro con tan documentado post, me gusta mucho, porque precisamente esta es una información que la gente no conoce y tú la has dado de un modo muy acertado y fácil de comprender.
    Me he sentido muy honrada de que nombres mi apartado sobre Linneo, yo me divertí mucho escribiéndolo y es que me encanta el bueno de Linneo. Gracias preciosa.

    Jaaa jaa Fígurate que dices: Petrus Glabrum y se creen que estás nombrando a algún romano importante y es que le estás llamando calvo al señor Pedro je je..
    "Ruderal" ¿no es también parecido a arvensis? como que sale en los bordes de los campos, ya me explicas.
    ¡¡Ah! y aclarar que la lavanda no da angustia sino que tiene las hojas estrechas ¿verdad?
    Te cuento una anécdota:
    Hace años hice una salida guiada al bosque con micólogos al final tenía la cabeza tan llena de términos científicos y latinos de boletus, agaricus, cantarellus y demás, que al salir de los linderos y llegar al asfalto al ver una alcantarilla redonda en el suelo dije,¡anda! una "alcantarelus circuliformis"juaa juaa.
    Besicos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Rosa, tanto nombre botánico termina causando trastornos! Y lo más probable es que si la alcantarilla hubiera sido una planta, habrías acertado con el nombre!
      Te cuento que me encantó tu sección sobre Linneo, muy amena y divertida!
      Por lo que estuve investigando ruderal es como dices, lo que crece en el borde de los caminos, en terrenos baldíos, entre escombros. Parece que proviene del latín "ruderis" que significa escombro. Se habla de vegetación ruderal y el epíteto que se les aplica es "ruderalis".
      "Arva" era la palabra para designar al campo de cultivo, "arvensis" sería el epíteto y a las malezas del campo mismo se llaman vegetación arvense.
      Ambos tipos de vegetación son comunes y claro que terminan superponiéndose, en mi opinión, en nuestros hábitats tan modificados.
      ¡Mira que me haces trabajar extra! Pero qué lindo es descubrir un concepto nuevo o aclararlo. Me haces desempolvar el cerebro, ¡Gracias!
      Un beso grande!

      Eliminar
  3. ¡Me encantó pasear por tu jardín!
    Conocerte ha sido un placer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Princesa!Un gusto tenerte por aquí!
      Un beso!

      Eliminar